17 octubre 2010

Para Todos Los Públicos

Foto cortesía de: luisrock62, Buenos Aires.



El Coliseo de Roma se abre más que nunca a los visitantes, mostrando "sus encantos" escondidos, aquellos pasillos y lugares en los que estaban las fieras enjauladas y los gladiadores, todos esperando durante horas por un futuro bien incierto.
La verdad es que cuando vamos de visita a muchos lugares históricos, en nuestras mentes aparecen múltiples escenas de las películas de Hollywood y de las series de la BBC; Yo Claudio, Cleopatra, Los últimos días de Pompeya, Quo Vadis... como si todo fuera parte de algo muy lejano y que no se nos figura muy real.
Pero limpiando la realidad del romanticismo peliculero, debe ser bien duro (aunque el ser humano se adapta a veces a lo inadaptable) pasar las horas encerrado, sólamente pensando que vas a morir o a matar a otro que conoces y que no te ha hecho absolutamente nada, para que miles de personas se diviertan.
Cuanto me alegro de que hoy en día exista el fútbol, oye.

14 comentarios:

Jabo dijo...

Tuve la suerte de visitar Roma y recorer el Coliseo. Es impresionante, y como bien dices, la imaginación te vuela y ves leones y cristianos en los fosos y romanos en las gradas.
El futbol me gusta, pero siempre he dicho que es una continuación de aquel desahogo creado por los romanos. Ahora al menos hay 22 corriendo tras un balón y miles de personas sacando lo peor que tienen en forma de gritos e insultos desde el graderío.
Abrazo. Jabo

La Gata Coqueta dijo...

Por la parte que me toca tengo la suerte de que cuando he estado visitándolo no he querido pensar en lo que allí había sucedido, simplemente la visión de unas ruinas en si y desde el exterior.

Si antes les servían de diversión partiendo de la muerte hoy siguen sacando dinero a base de lo mismo y es algo que no me puede...

Y el deporte según cual, es un fiel reflejo de las luchas internas del ser humano...

Un feliz comienzo de semana.

Un beso y una rosa del color más hermoso y al contemplarla no seré olvidada.

María del Carmen

Amylois dijo...

Pues sí, y como aquello, las corridas de toros deberían pasar también a la historia.
Que pudieramos pensar: Debió de ser muy duro, esperar el turno hacía una tortura por el placer del ser humano. Ser herido hasta 50 veces, y que te corten orejas y rabo a veces aún estando con vida, mientras tu propia sangre sube por tu garganta...

Un abrazo.

♥♥♥ M @ r Y ♥♥♥ dijo...

Ahhhhhh que maravilla que no daria yo por conocer este maravilloso lugar que siempre me ha facinado...
Cariños.

AdR dijo...

¡Cuánta sangre derramada en esas piedras!

Besos

Rosa dijo...

Pase a desearos una feliz semanita
Un besito Rosa

Belén dijo...

Pues el leonico de la foto es un encanto, tiene una mirada muy parecida al gato de mi amiga... (glubs)

Besicos

Ricard dijo...

Estuve hace tres años en el impresionante Coliseo de Roma y solo estando insitu en el lugar puedes hacerte una idea de la magnitud de los actos que alli se realizaban.
Quede impresionado. Tambien pude analizar las barbaries humanas y con animales que se llegavan a realizar.
En algunos casos no hemos evolucionado tanto.
Abrazos.
Ricard

Sombras Chinescas dijo...

Algunos futbolistas parecen no haberse enterado del cambio (lo afirma alguien a quien no le gusta el fútbol).

Saludos.

Conversaciones de todo dijo...

Yo oi una noticia del coliseo de Roma, paso un insedio, y otra cosa yo nunca visto un leon jugando pelota

Espérame en Siberia dijo...

La verdad es que sí. Somos afortunados de ahora entretenernos con otro tipo de salvajadas, jajaja.

¡Muá, hermosa!

Emma C. dijo...

El ser humano es y será cínico y morboso, y siempre quedarán degenerados que les suponga un divertimento (por ejemplo los toros)
Gracias por pasarte por mi rinconcito :) desde ahora yo sigo el tuyo
Feliz semana, te leo :)

SEISITO dijo...

No hace mucho mi hijo estuvo el el coliseo y a decir verdad cuando vi las fotos me acordé de esas películas Romanas tan trágicas.
En fin es parte de la historia creo que en eso hemos progresado algo.
saludos cariñosos

manu dijo...

De alguna manera la cuestión se sigue dando ahora. Con las reglas de este mundo, todos estamos atados a un sistema, y nuestra codicia puede más, poniendo nuestra supervivencia por sobre el vecino, amigo, hermano, padre.

Estuvo muy serio mi comentario, no? jaja

Un abrazo!