24 octubre 2010

En una Fiesta me Colé

Foto cortesía de: AcrylicArtist rodney_campbell@att.net http://www.rodney-campbell.artistwebsites.com/

Cuando el teléfono móvil empezó a formar parte de nuestras vidas, no sólo facilitó la comunicación hasta límites insospechados, sino que también dio lugar a equívocos y a descubrimientos casuales, unas veces buenos y otras veces... no tanto.

Lo mismo sucede ahora con las redes sociales. Por Twitter se enteraron los dueños de un chalet, que se iba a celebrar una fiestorra en su casa de verano al estilo puramente norteamericano. O por lo menos a como nos tienen acostumbrados en sus películas.

Las entradas ya estaban casi todas vendidas porque encima era una macro-fiesta de pago.

Pero al contrario de lo que sucede normalmente, no tenían vástago propio al que culpabilizar.

Así que cogieron el coche como alma que lleva el diablo con la esperanza de llegar a tiempo. El responsable era el hijo de quienes les guardaba la casa, a la que había quitado las llaves.

11 comentarios:

La Gata Coqueta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Gata Coqueta dijo...

Lo curioso del caso sabes que puede ser...

Que yo conozco a una pareja que tienen espacios grandes, y no quieren a nadie por casa a no ser de mucha confianza para que no les sigan los movimientos, y así cuando no se encuentren en ella no sepan los posibles pasos cuando la mente se le agudiza el ingenio indebidamente y los bolsillos están vacíos...

Cuando lo escuche por primera vez casi me parto de la risa, pero hoy al leer este post ya no me causa tanta gracia... Y me digo nuca llego...

Hoy he cortado para ti
las petunias más bellas
que mis pupilas han visto,
para que su aroma
sea un bálsamo
de paz para el espíritu

En este fin de semana
colmado de buenos deseos
para que su descanso
sea un referente más,
para el resto de los días
seguir esperando su llegada...

Con un hasta pronto
se despide...
María del Carmen

Pecas dijo...

Madre mia... la gente no se corta para nada!
Un beso! :)

Belén dijo...

Yo creo que esto puede ayudar, pero para vivir y cuidarte... tienes que fijarte en lo real!

Besicos

Sombras Chinescas dijo...

Otra prueba más de que las redes sociales son un arma de doble filo.

Saludos.

Jabo dijo...

Que fuerte, me parece increible que puedan ocurrir esas cosas.
A nosotros no nos pasará, que no tenemos esa mansiones jeje.
Abrazo. Jabo

Ricard dijo...

Yo tambien opino que las redes sociales pueden acarrear consecuencias muy negativas. No nos damos cuenta de la informacion personal que tenemos al alcance de cualquiera.
Un curioso caso, sin duda.
Un abrazo.
Ricard

Espérame en Siberia dijo...

Jajajajaja, vaya sorpresas que da el Twitter, ¿eh?


Muchos besos, encanto :D

♥♥♥ M @ r Y ♥♥♥ dijo...

Tremendo ¡ y al fin y al cabo nos hacen ser desconfiados si o si.
Cariños.

La niña que escribió un sueño dijo...

¡Qué pocas luces anunciarlo por twitter! Le hubiera salido mejor hacer una fiesta íntima (con sus amigos directos) y sin sustos.

Un besito color púrpura

manu dijo...

Jajaja, el muchacho quería hacer un dinera extra che!

Recordé hace un tiempo, que un muchacho contaba su vida en un blog, algo así como un reality.
Entonces, una vez dijo que se iba unos días de vacaciones; los ladrones aprovecharon y le robaron la casa.

Abrazote!