02 junio 2008

Solución Definitiva A Los Problemas de Vivienda


Sólo hay que mirar alrededor para inspirarse y descubrir que todo esta inventado y además probado y bien probado.

Imitar a la naturaleza en algunas de su creaciones y aprender de ella mediante la observación no es exclusivamente para poetas, creadores de moda o arquitectos.

Los seres comunes y tan mortales como todos los demás, también pueden sacar provecho de la mera actitud contemplativa de los documentales de la segunda cadena, la 2.

Una sola palabra engloba el principio y el fin, el alfa y el omega del problema dinerario y de espacio que constituyen hoy en día las viviendas.

Simbiosis.

Claro que una de las partes asociadas, desconocía la existencia de la "parte contratante" y no aportaba nada al otro, más bien lo "des-aportaba".

Ahí va un resumen de la historia:
imagina que eres un soltero egoista con un piso para tí sólo.

Un buen día, empiezas a comprobar con cierta alarma, que la comida desaparece misteriosamente de la nevera de tu cocina. Simplemente el potaje de lentejas que tan cariñosamente te había preparado tu madre, ya no esta allí, esperando en la segunda bandeja del refrigerador.

En su lugar hay un vacío insustituible. Piensas que estas tonto y ya te las has debido comer y no te acuerdas. Y tal vez un poco mosqueado, no piensas más en ello.

Pero la historia de las lentejas errantes se repite; unas veces es el consomé, otras el puré de garbanzos.

El mosqueo aumenta y la línea fina que separa la cordura de la razón, empieza a flaquear.

Haciendo acopio, quien sabe si de imprudencia o de valor, decides sospechar que el problema no eres tú y tu memoria y te compras una cámara de seguridad.

Y es entonces cuando descubres... que hay una señora que se lleva la comida cuando tu no estás en casa ¿tendrá la llave? ¿cómo la habrá conseguido?

Alarmado, llamas a la policía; se registra la casa y descubres que la desconocida no necesitaba llave, porque... vivía contigo en plan lapa desde hacía nada más y nada menos que un año.


Pero no vivía de cualquier manera, no señor, tenía su colchón. Y su plan de veraneo con viajes baratos a los armarios de todo el vecindario.

Se me ocurren miles de preguntas; desde cómo se las arreglaba para disimular los sonidos de su existencia hasta si devolvía los platos y los fregaba.

Pero creo que la más intrigante sería ¿cómo se las apañaba para resolver sus necesidades fisiológicas los findes, cúando el otro decidía quedarse en casa?

Gracias miles a Anabelle, artífice del Blog "Escribiendo desde el corazón" por su premio al buen corazón.

17 comentarios:

Gwynette dijo...

Lo leí en el periódico, un japonés encuentra que una mujer lleva tiempo viviendo en su armario..al requerimiento de la policía la señora respondió que no tenía donde ir -y eso que las casas japonesas son minimalistas-..o_O

Alarmada me quedo ! :-)

Besitos

La Gata Coqueta dijo...

El tema de hoy es muy anecdótico, y sobresaliente.
Tengo una sorpresa para ti, pasete por mí blog...

Sigue con ese ingenio, que fuiste
almacenando en el tiempo.

Un fuerte abrazo.

Maghenta Comunicación dijo...

Uff...que no me deja comentar este chisme hoy...

Te decía q siempre hay que dar gracias a Dios: en el armario, solo tenemos ropa¡¡


B x C

María dijo...

Vengo a darte las gracias por visitar mi blog y por dejarme un comentario, ahora no puedo leer tu blog, pero en cuanto pueda volveré con tu permiso y te dejaré un comentario.

Un beso.

Churra dijo...

Pues yo descubro una señora en mi armario y de entrada me da un infarto ....
He recordado a esos abuelos a los que sus hijos sacan de la casa del pueblo y los meten en un piso minusculo en cualquier ciudad dormitorio, en el armario no se pero en terrazas y sofas camas habilitados ......
Estamos buenos .
Un beso

María dijo...

Ahora te acabo de leer, y te comento que me ha parecido muy buen post éste que has escrito.

Pues, además, me he visto soltera, e imaginándome lo que nos dices, y te digo ... ¿sabes lo qué hubiera hecho yo en esa situación? salir corrrrrrriendo a casa de mis padres jajaja.

Besos.

Lau dijo...

un año y él no se había dado cuenta..

me ha desconcertado un poco
..
después de tiempo, vuelvo a pasar por aqu´´i, saludos..

pd: quiero hacerte un link en mi blog, serías tan amable de pasarme tu dirección como que lo consientes

saludos

laura

CaTpRiNcE dijo...

Que mal rollo. Descubrir que alguien estaba viviendo en tu casa durante tanto tiempo da un poco de miedo no? jeje


Un saludo!!!

Dédalus dijo...

Bueno, la verdad es que el caso de la tal Tatsuko Horikawa no me extraña demasiado. Yo siempre he pensado que en mí fuero interno vive una bailarina del Bolshoi... No soy exactamente un armario, pero a su alteza le hago las veces.

Besos, Marijota.

Perséfone dijo...

Lo peor es que según decía la noticia la mujer podría tener más escondrijos en otras casas del barrio.

Realmente me sorprende muchísimo que no la encontrarán antes, con su colchón y todo ¿Cómo se las apaño para meterlo ahí? ¿Qué hacía ella si el dueño de la casa permanecía varios días sin salir?

Una de dos, o era medio fantasma, o el hombre tenía la casa cerrada...

Tal y como dicen por ahí arriba, yo me encuentro a alguien en mi armario y se puede quedar con mi casa porque del susto ya no vuelvo a aparecer por allí jaja

Un abrazo, minina.

Sombras Chinescas dijo...

A mí, lo que más me intriga es qué haría la bendita para pasar inadvertida cuando su anfitíón abriese el armario para cojer la chaqueta, pues las casas japonesas no son como las de "jolivud" y me imagino que no debe tener muchos armarios. Supongo que pondría cara de estar planchada.

Saludos.

mel dijo...

Realmente esta noticia me parece increible!!
Me dejas pensando en todas las cosas que podrían pasarnos inadvertidas, cuando volados, distraidos o vaya a saber uno que mas... dejamos de ver los detalles, en que otras situaciones nos pasaria lo mismo?

Besos!!

Arcángel Mirón dijo...

Me encantó el texto. Ahora voy a mirar arriba de mis muebles, a ver si tengo un inquilino inesperado.

Un abrazo.

:)

Poledra dijo...

Y es real?? carai!!

Como cuento es curioso...pero si realmente lo hizo una abuelita japonesa da mucho que pensar.

Un abrazo :-)

Laura dijo...

Increíble la noticia verdad?
Encontrarte que tienes a alguien viviendo en tu casa y tu ni lo sabes.

Un abrazo

AdR dijo...

La leche... desde luego que pasan unas cosas...

Saludos

Annabelle dijo...

Querida Amiga tu blog es maravilloso y te mereces todos los premios!, la verdad que quizas podia hacer sus necesidades adentro de una bolsa y cuando salia del armario la tiraria no sé!.
jejje
Te mando un beso.