17 marzo 2008

Experiencias Culinarias


La verdad es que no cocino a menudo, pero cuando lo hago la mayoría de las veces es para recrearme en mi plato favorito: los postres.
A lo largo de los años he ido recopilando recetas de aquí y de allá, y por experiencia las valoro más o menos según ciertos criterios: facilidad para obtener los ingredientes, facilidad de realización, etc. Siempre con la palabra fácil delante.
La mejor receta para mí es la de algo que has probado en una casa y después de un arduo regateo la consigues. Normalmente a cambio de otra. Eso si no tienes la suerte de que para quitarte de en medio y no decirte que no te la dan, lo hagan con algún ingrediente de menos o cambiado, que ya me ha pasado.
Luego están las de los libros, que son cuestión de suerte. De recetarios enteros a veces sólo me quedo con un par. Compré una vez un libro en concreto que fue un completo desastre; para regalar a quien quieras mal. Bajo una apariencia de sencillez absoluta - cosa que en un principio me encantó- se escondían unas recetas que no salían de ninguna manera.
Que rabia me da eso de:
azúcar: al gusto, huevos: los necesarios para que ligue, harina: la que pida la masa... os aseguro que pego el oído a la masa y me debe tener manía, porque nunca se ha dignado a pedirme nada...

Y claro, cuando el postre sale bien, te sobran "los clientes", pero cuando sale mal, para no desperdiciarlo, adivinad a quién le toca comérselo...

De los mejores libros de pasteles tengo uno alemán que me regalaron. No sé porqué, pero sus recetas son "perfectas"; paso a paso sale exactamente lo que se esperaba con los ingredientes justos.
Por último están las de las revistas y periódicos, que excepto raras ocasiones, o son con ingredientes raros o muy caros. ¿Para que quiero hacer bogavantes a la no se qué o delicias marinadas de cangrejo de río?
De todas maneras, todas mis experiencias se quedan cortas con esta receta; la de "los churros explosivos"

11 comentarios:

Nochestrellada dijo...

quedé sorprendida con los churros explosivos...
no me lo esperaba...

gracias por tu huella...
ojalá sea así...

un beso

Klau dijo...

GRACIAS POR PASAR POR CASA UN PLACER TENERTE CERCA

UNLUJO DE ESPACIO EL TUYO
GRACIAS
BESOS
KLAU

Indigo dijo...

Me permito recomendarte mi club gastronómico, quizá encuentres algunas buenas ideas por allí.
http://elsotanosociedadgastronomica.blogspot.com/
Somos aficionados solamente pero lo pasamos bien, pero mis compis son vagos y tardan y tardan en colgar las recetas, o no lo hacen y se quedan tan frescos.
Yo valoro las recetas casi como tu lo haces: mientras menos ingredientes y más sencilla, mejor.
Las del club, son otra cosa, ahí ya nos recreamos más de la cuenta.
Besote

Sombras Chinescas dijo...

Quizás fuese una buena idea hacerse con la receta de los churros para obsequiar con ella según a quién.

Saludos.

Juan Antonio, el.profe dijo...

Juan Carlos se me ha adelantado con su maquiavélica idea: preparas unos churros exquisitos, invitas a alguien escogido al que le debas una, te pide la receta y le das la de los explosivos... En fin. Al meos, esos churros no engordan...

Arcángel Mirón dijo...

Me reí mucho con este post.

A mí siempre me elogian las tortas de cumpleaños. Las hago sencillas, pero desaparecen, no queda nada.

:)

Dédalus dijo...

No soy muy de trabajarme los postres, te confieso. Me van los primeros y los pescados, sobre todo. Pero tengo una receta sencillísima, con la que se suele quedar estupendamente: la TARTA DE QUESO Y ARÁNDANOS. Por si te ape, te la cuelo:

Ingredientes:

- 200 gr. de queso de untar
- 150 ml. de nata líquida
- 1 sobre de gelatina de limón
- mermelada de arándanos
- 1 bolsa de sobaos pasiegos

Pones al fuego un cazo con 250 cc. de agua y, según hierva, vierte el sobre de gelatina. Disuélvela bien y retírala del fuego, para añadir otros 250 cc. de agua fría y remover de nuevo. Después revuelve en la gelatina el queso y la nata líquida, para terminar batiendo la mezcla con la batidora.
Aparte, en un molde de tartas, cubre la base con un lecho de sobaos bien prensados. Vuelca en este recipiente el preparado anterior y deja que se enfríe unas dos horas en la nevera.
Una vez cuajado, cubre la superficie con una fina capa de mermelada de arándanos... Y termina chupándote los dedos.
Es lo que harán todos tus comensales.

Besos, MJ.

Miguelo dijo...

churros explosivos??? como he podido vivir sin ellos jjj.

Mandarina azul dijo...

Coincido contigo en mi preferencia por las recetas fáciles y de pocos ingredientes.
A partir de ahora añadiré también esto: no explosivas.
Y tampoco diré, por si las moscas, cuando algún postre me salga muy rico, que me ha salido así de churro. ;)

Besos.

Mandarina azul dijo...

Niña, revisa mi enlace. A mí me envía a mi blog, pero no actualizado. :)

Maghenta Comunicación dijo...

Tu sabes si los envian a domicilio??

B x C