21 octubre 2007

El Tamaño No Importa


Hablamos sobre libros, y sale la pregunta, escopetada y presurosa, de las bocas ajenas:
-¿Cúantas páginas tiene la novela?
-Cerca de 300 -digo.
A partir de ahí surgen variopintas respuestas, todas enclavadas en el asombro. Que si son muchas páginas, que tuve que documentarme mucho.....
Luego llegan las particularidades de cada uno. Escribir una historia de entre cien y ciento cincuenta páginas ya está bien y es la tendencia, me dicen.
Pues vale, yo no digo nada. Pero me empeño en responder siempre lo mismo; yo no hago por hacer novelas largas. Es la propia historia la que condiciona cuanto durará; es tan malo acortarla antes de tiempo como alargarla inutilmente. Por eso pueden coexistir novelas extraordinarias de 100, 150, 300 ó 900 páginas.
Hubo incluso quien preguntó en una librería muy conocida, el por qué de la reducción de las novelas de ciertos famosos escritores.
La respuesta es para mí increíble: exigencias del mercado. La gente no tiene tiempo para leer novelas largas; vivimos en la era de la imagen, a cambiado la forma de escribir (en eso si estoy de acuerdo y además plenamente convencida) y se le dedica a la lectura muy poco espacio, tiene que competir con el resto de medios, en concreto la tv; un libro largo se hace demasiado pesado y la gente no lo termina.
Conozco personas que leen mucho (dime con quién andas y te diré quién eres), y el tamaño del libro, la verdad, por lo general, no amilana. Cuando un libro resulta verdaderamente interesante, sólo quieres seguir leyendo y leyendo.
Todavía recuerdo la emoción hace bastantes años ya, de absorber literalmente los dos tomos del Conde Montecristo o los de Los Miserables.
Y ¿qué decir de Los Pilares de la Tierra, La Sombra del Viento o La Catedral del Mar?.
Pezqueñines no son precisamente.

8 comentarios:

IMAGINA dijo...

Lo primero:
Dime el título.
Lo segundo que no secundario. ¿A quién le importa el tamaño?
¿A cuál mercado se refieren las editoriales?
No será al mercado que lee, porque a ése poco le importa el número de páginas sino la calidad del libro, su empatía con la historia o con el estilo literario y muchas otras cosas. El mercado que no lee, ni que se lo pongas de dos páginas.
Para ese mercado siempre están los libros de autoayuda, de cocina, de dieta o de fitness.
La calidad literaria es lo que importa (al lector).
¿Me dices el título?
¿Es Sombras en el Corazón?
Una abrazo♥

El buzón de mi casa dijo...

Importan la destreza y habilidad del escritor en el manejo del lenguaje.... algo así como en lo "otro".

;***

Xao.

Sombras en el corazón dijo...

Niña...

No hagas caso, el tamaño, importa¡¡

B x C

Anónimo dijo...

Pero bueno, ya tienes 3 blogs....? Para que no os persiga la loca???

Me alegro de que aquí te explayes más que en el buque insignia....

Viuda de Tantamount dijo...

Explicación urgente...

Sombras (que no es viuda si no soltera, por si salen ofertas de interes), necesitaba unos ajustes en la plantilla.

Y vine yo en mi mismidad, con el traje de viuda....y me monte un lio de cuentas.

Resumiendo.
A mi, el tamaño, si me importa.

B x C

Anónimo dijo...

Hombre, uhna suerte que te explayes un poc más aquí... Porque teniendo talento, a más tamaño, más disfrute... Que con las breverías del otro lado, y lo curioso que es uno, a veces me subo por las paredes.... y me bajo después sin haber entendido nada...

txe dijo...

mejor las novelas anchas que las largas.

Ismael Valero dijo...

Pues mira, yo creo que el tamaño suele importar más al propietario que al usuario. Éste último se queda más con la calidad y la intensidad de la experiencia. Que se la hayan proporcionado con un instrumento más grande o más pequeño le preocupa poco. Hacer que una novela sea larga es un recurso del escritor para tener al lector más tiempo a su merced.
Besitos